Comunicado de la Secretaría Internacional

COMUNICADO de la Secretaría Internacional de PODEMOS.
(Pablo Bustinduy ha estado durante cuatro días en el Reino Unido y Francia. Recién aterrizado ha escrito este mensaje que os compartimos)
Hoy hemos cerrado la gira por el Reino Unido y Francia y nos volvemos a la campaña con las pilas cargadas y ánimo de victoria. Quiero agradecer en especial a los círculos del Reino Unido y al círculo de París el trabajo, la acogida y el cariño con el que nos han recibido. Es un honor contar con gente tan buena y con tanta buena gente, ejemplo de militancia comprometida, inteligente y solvente. Desde la SI queremos vertebrar tras el 26J una mejor relación política con nuestros círculos de fuera: es fundamental que aprovechemos esa capacidad de inteligencia colectiva, pues la vamos a necesitar para los retos que vienen.
En París, además de ver al círculo, me reuní con Jean Luc Mélenchon, candidato a la Presidencia por La France Insoumise; con Pascal Cherki, diputado del sector crítico del Partido Socialista, que está recogiendo firmas para presentar una moción de censura contra el gobierno de Valls; y con Philippe Martínez, Secretario General de la CGT, que mantiene un pulso vigoroso con un gobierno sordo e inflexible que se niega a retirar la reforma laboral pese al clamor popular en su contra.
A todos ellos, y en especial a Martínez (que es hijo de republicanos de origen cántabro 😊) les expresé nuestro apoyo y nuestra admiración por la capacidad de movilización que ha demostrado siempre el pueblo francés en defensa de sus derechos fundamentales. Los datos lo dicen todo: mientras Hollande tiene las peores cifras de popularidad de la historia de la Republica francesa (del orden del 12/13%) el rechazo a la reforma laboral es del 70 por ciento y el apoyo a las huelgas llevadas a cabo por todo el país de más del 50, a pesar de la dureza del enfrentamiento. Martínez me contó que, al tiempo que se paralizaban refinerías, puertos y grandes centros industriales, la CGT ha restablecido la corriente eléctrica a hogares que no la podían pagar y transferido a las tarifas más bajas a los consumidores de menor poder adquisitivo, entre otras muchas prácticas de solidaridad, ayuda mutua y organización popular. El gobierno cuenta con el verano y la Eurocopa para que remita el conflicto; los sindicatos, con el calor, la solidaridad y la dignidad de su pueblo. Por eso les fuímos a apoyar.
También tuvimos una larga charla sobre la cuestión sindical en Europa, y sobre el estado lamentable de tantos partidos socialdemócratas que fueron en su día una herramienta eficaz para defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras y hoy, en esta insensata, irracional e injustificable deriva austeritaria y liberal, se alían con los oligarcas y los defraudadores mientras enlazan agresiones a quienes no tienen otra cosa que su presente y su capacidad de trabajar. Ante esa deriva, y también ante la incapacidad de la izquierda clásica para articular frentes de lucha y representación capaces y eficaces, es la extrema derecha en Francia y otros lugares quien se hace con la causa de la cuestión social -enmarcada en ese esquema racista y autoritario que se basa en el culto al orden público y la instrumentalización de la incertidumbre y el miedo al otro.
Esa es la conversación dominante que he tenido a lo largo de estos días. Destacados líderes socialistas, dirigentes de los mayores sindicatos de Europa, activistas de los movimientos sociales, periodistas, economistas, intelectuales: todos coinciden en que la situación de la socialdemocracia europea es insostenible, pero que también lo es el modelo macroeconómico de la austeridad que siguen defendiendo a pesar de sus calamitosos resultados. Europa se acerca a un momento de bifurcación, un momento clave. Ante la bancarrota política y el fracaso económico del proyecto austeritario, emerge la sombra amenazante del fascismo, pero también la posibilidad de una refundación democrática que defienda nuestros principios y nuestros valores como europeos y europeas: la paz, la fraternidad, la igualdad y la justicia social. Un modelo de sociedad donde la dignidad de cada cual depende de la dignidad de todos, especialmente de quienes menos tienen. Una Europa donde no cabe el odio al diferente ni la violencia. Una Europa que redistribuye. Una Europa que acoge.
Vienen tiempos decisivos para Europa y la socialdemocracia va a tener que elegir. Nosotros seguimos trabajando para preparar esa gran refundación democrática de la que España será muy pronto un referente y una bandera.
Pablo Bustinduy18A.3web
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s